BIO

Mi nombre es Nuria Tólcheff. Soy Fotógrafa de Moda y de Autor, también escritora de Microrrelatos. Nací en Madrid el primer día de primavera de 1989, y desde pequeña estaba obsesionada con la luz y los colores.

He vivido un año en EEUU y dos en Francia, cuando era pequeña. En Bélgica estuve un año más estudiando cine y video arte experimental, concretamente en Liège, durante mi Licenciatura en Audiovisuales en la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense (Fue en aquella época cuando diagnosticaron trastorno bipolar tipo I).

Me enamoré de la fotografía como medio de reivindicación social. Era mi forma de narrar historias o contar secretos, y sentía que me desahogaba al materializar las ideas. Quiero hacer una mención especial al fotógrafo Gregory Crewdson, una fuente inagotable de inspiración para mí.

En 2016 después de ocho años investigando con la luz natural, tuve el placer de asistir a un curso de fotografía documental con Cristina García Rodero. A partir de entonces decidí dejar de ser autodidacta. Aprendí iluminación strobist y de estudio con Abel Castro y el Youtuber Garcifoto, que fueron mis maestros de iluminación. Finalmente, en la Escuela Too Many Flash me especialicé en Fotografía de Moda. Mientras tanto compaginaba mis prácticas (Booker Jr, Imagen de Marca, Coolhunter y Content Creator) buscando hueco en el mundo de la moda, a base de esfuerzo, muchas colaboraciones, y sobre todo, con mucha pasión e ilusión por la Fotografia de Moda.

Desde 2017 llegaron mis primeras publicaciones en revistas de tendencias extranjeras y nacionales alternativas, realicé una seria de fotografías de tinte erótico investigando el universo underground de los estudios de tatuajes de Madrid. Indagando sobre lo cool y lo underground, continué formándome en marketing digital y hoy por hoy me declaro Fashion Activist, apoyo movimientos como el bodypositive formando parte de varias operaciones reivindicativas que luchan por la igualdad en la valoración del arte sin importar el sexo, raza, religión o cultura, buscando el apoyo a los animales, al medio ambiente, y declarando el arte como medio de comunicación y no como mera mercancía, dejando atràs la manipulación de los medios de comunicación (Fluxus).

No soy una fashion victim soy una fashion warrior y evito el uso del Photoshop que transformaría la realidad de la fotografía, desvirtuando y convirtiendo las obras en infografias.